FEAPS insiste en que la escuela debe incluir a todo el alumnado

FEAPS insiste en que la escuela debe incluir a todo el alumnado

FEAPS insiste en que la escuela debe incluir a todo el alumnado

El curso escolar ha comenzado. FEAPS recuerda que los recortes económicos en educación éstán afectado a los alumnos con discapacidad intelectual. A partir de ahora habrá más alumnos por clase. Además, dejarán de tener profesores de apoyo para alos alumnos que lo necesitas. FEAPS recuerda que la escuela debe de ser para todos igual. La educación es un derecho, tal y como recoge la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas.

Como consecuencia de los recortes en educación se ha iniciado el nuevo curso entre preocupación y protestas. La toma de medidas cuya aplicación se ha justificado por la coyuntura económica actual, en ningún caso debe suponer la vulneración del derecho a la educación inclusiva de los niños y niñas con necesidades educativas especiales. Ante esta realidad, FEAPS recuerda a los poderes públicos que la escuela debe incluir a todo el alumnado, sin importar cuales sean sus necesidades de apoyo, como derecho irrenunciable recogido en la Convención de la ONU de los Derechos de las Personas con Discapacidad. “Nos enfrentamos a una situación grave e inadmisible. Los recortes en estos derechos supondrían un quebranto de la legalidad”, puntualiza el Foro de Presidente de la Confederación.

Las políticas económicas en el ámbito educativo se concretan en la ampliación del número de alumnos por aula, (en el Real Decreto Ley, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público se produce una ampliación del número máximo de alumnos por aula en un 20%), lo que previsiblemente redundará de forma negativa en la atención al alumnado con necesidades educativas especiales, grupo en el que se encuentran las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Además, se suman los recortes en las Comunidades Autónomas tanto en los servicios de orientación psicopedagógica como en los profesionales que prestan el apoyo especializado.

En pleno inicio del curso, tal como recogen distintos medios de comunicación, la mayoría de padres de alumnos todavía no ha podido solicitar ni las becas para libros ni las ayudas al comedor. Las pocas que han sido convocadas, sufren recortes de hasta un 75%, como es el caso de las becas para adquisición de libros.

Todos estos recortes suponen una discriminación hacia el alumnado con necesidades educativas especiales. Las personas con discapacidad intelectual que no reciben apoyos en la escuela, tendrán un riesgo significativamente mayor de sufrir fracaso escolar y, consecuentemente, sus posibilidades y oportunidades de inclusión social serán menores.

La educación es hoy más que nunca una urgencia para la construcción de una sociedad que tenga en la justicia y la solidaridad sus pilares de crecimiento. No vale cualquier educación para ello.

“En FEAPS, la educación que queremos es una educación centrada en los proyectos de vida singulares de cada alumno y en su contribución valiosa a la construcción de una sociedad mejor, donde el bienestar personal y social y la cohesión social sean las marcas de identidad”.

Como consecuencia de los recortes en educación se ha iniciado el nuevo curso entre preocupación y protestas. La toma de medidas cuya aplicación se ha justificado por la coyuntura económica actual, en ningún caso debe suponer la vulneración del derecho a la educación inclusiva de los niños y niñas con necesidades educativas especiales. Ante esta realidad, FEAPS recuerda a los poderes públicos que la escuela debe incluir a todo el alumnado, sin importar cuales sean sus necesidades de apoyo, como derecho irrenunciable recogido en la Convención de la ONU de los Derechos de las Personas con Discapacidad. “Nos enfrentamos a una situación grave e inadmisible. Los recortes en estos derechos supondrían un quebranto de la legalidad”, puntualiza el Foro de Presidente de la Confederación.

Las políticas económicas en el ámbito educativo se concretan en la ampliación del número de alumnos por aula, (en el Real Decreto Ley, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público se produce una ampliación del número máximo de alumnos por aula en un 20%), lo que previsiblemente redundará de forma negativa en la atención al alumnado con necesidades educativas especiales, grupo en el que se encuentran las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Además, se suman los recortes en las Comunidades Autónomas tanto en los servicios de orientación psicopedagógica como en los profesionales que prestan el apoyo especializado.

En pleno inicio del curso, tal como recogen distintos medios de comunicación, la mayoría de padres de alumnos todavía no ha podido solicitar ni las becas para libros ni las ayudas al comedor. Las pocas que han sido convocadas, sufren recortes de hasta un 75%, como es el caso de las becas para adquisición de libros.

Todos estos recortes suponen una discriminación hacia el alumnado con necesidades educativas especiales. Las personas con discapacidad intelectual que no reciben apoyos en la escuela, tendrán un riesgo significativamente mayor de sufrir fracaso escolar y, consecuentemente, sus posibilidades y oportunidades de inclusión social serán menores.

La educación es hoy más que nunca una urgencia para la construcción de una sociedad que tenga en la justicia y la solidaridad sus pilares de crecimiento. No vale cualquier educación para ello.

“En FEAPS, la educación que queremos es una educación centrada en los proyectos de vida singulares de cada alumno y en su contribución valiosa a la construcción de una sociedad mejor, donde el bienestar personal y social y la cohesión social sean las marcas de identidad”.

Ayudanos a difundir…Share on Facebook

Facebook

0Tweet about this on Twitter

Twitter

Email this to someone

email